domingo, 26 de febrero de 2017

The first day of the rest of my life.



Finalmente, el GRAN día fue el jueves 23 de febrero. 
Se hizo esperar demasiado. Sentía mucha ansiedad.

Llegué a la clínica a las 9:30 de la mañana. Me hicieron subir a la habitación y esperar allí. Prendí la televisión, usé el celular, pero no había manera de pensar en otra cosa. Al rato llegó mi cirujano. Me hizo los dibujos correspondientes en la zona, que al parecer es algo que siempre se hace antes de cualquier operación, para que después sea mas sencillo cortar (suena fuerte pero es así). Luego me dijeron que me ponga la bata, el gorrito y espere a que me llamen. Al rato ya me acompañaron al quirófano. El anestesista me dijo "Te pido disculpas, yo tendría que haber venido el lunes y tuve un problema. Yo te voy a cuidar mientras estés acá". Luego me recosté en la camilla y procedieron a ponerme la vía intravenosa. Probaron con el brazo derecho. Sentí un dolor terrible. No se podía, no encontraban la vena. Intentaron con el izquierdo. Enseguida pudieron. El anestesista luego me dijo: "Vas a sentir que te pica la nariz..." Y eso es lo último que recuerdo.

Me desperté cuando me estaban poniendo las vendas, aun en el quirófano. Me miré de reojo y fue un shock. Pensé que estaba soñando. Luego me pasaron a la habitación. Yo temblaba, me taparon con frazada, a pesar de que hacían 40 grados de sensación térmica. Pasé unas horas en la habitación y a las 8 de la noche  me dieron el alta y me fui a descansar a casa.




Pasaron recién 3 días, es todo muy reciente. Pero me veo tan distinta que me parece increíble. Veo las fotos del antes y me miro en el espejo ahora y siento una gran admiración hacia los médicos que hicieron en mi un trabajo de artesanos. Y también, me siento contenta y aliviada por haber tomado esta decisión. No fue fácil, nadie pasa por un quirófano con alegría. Pero en mi caso, era necesario.

Con respecto al postoperatorio.. Si, siento dolores. Me tiran los puntos cuando cambio de posición y siento que me voy a descoser, pero el médico me dijo que debo moverme, siempre y cuando sea despacio.  
Solo espero que pasen estos días dolorosos y molestos y poder estar más cómoda y poder hacer "vida normal", aunque ya desde ahora me siento mucho mas cómoda que antes.

Sé que este es el comienzo de una nueva vida para mi. 





domingo, 19 de febrero de 2017

Mañana.


Los nervios me invaden por completo. Ansiedad, miedo, incertidumbre... 
Mañana es el GRAN día. 
El médico me explicó como iba a ser todo, pero a pesar de esto, no se con que me voy a encontrar cuando pise la clínica. 
Nunca me operé de nada, excepto cuando tenía 3 años, que me operaron de los ojos (estrabismo). Pero, obviamente, casi no tengo memoria de eso. Lo único que recuerdo es despertarme de la anestesia con los ojos vendados, asustarme mucho, y empezar a gritar llamando a mi mamá. 
Así que, el hecho de pasar por una intervención quirúrgica es un terreno bastante desconocido para mi.
Y ya es mañana. Faltan solo HORAS. Ya preparé (casi) todo lo que tengo que llevar, me bañé, y ordené un poco mi habitación. Me falta cenar y antes de acostarme tomar 1 mg de Alplax. Sin eso voy a estar complicada, lo se.
Después, solo queda esperar. Lo más dificil. Pero tengo que confiar en que todo va a salir bien, y lo más importante... 

Mañana será el primer día del resto de mi vida. 

miércoles, 25 de enero de 2017

Febrero.


Ya falta poco. 
Cumplir años el 3 de febrero no tiene nada de bueno. Es verano, pero ya más cercano a marzo.. El mes que te recuerda que todo vuelve a empezar: Lo bueno y lo malo, la rutina del colegio/facultad/trabajo (según pasan los años), las promesas, los proyectos... 
Como en general la gente suele estar de vacaciones para esta fecha, muchos cumpleaños los pasé sola. De chica eramos mamá, papá y yo. Nadie más. Hermanos nunca tuve. Abuelos si, pero también se iban, al igual que mis amigos del colegio. De manera que mi cumpleaños nunca me generó mucha alegría, ni tuve grandes festejos. Era un día más como cualquier otro, que pasaba sin pena ni gloria para el resto de la gente que me conocía, y también para mi.

Este año será igual... Pero a la vez diferente. Febrero nunca me generó expectativa pero esta vez si: Cumplo 25 años (un numero un tanto significativo), pero eso no es lo que me entusiasma. 
El 22 de febrero es un día realmente especial para mi. Voy a pasar por una operación con la que soñé por mucho tiempo, que gracias a que todo se fue dando de manera positiva, podré hacerla. Van a cambiar muchas cosas en mi. La manera en como me veo a mi misma y como me siento, físicamente y emocionalmente, con todo lo que eso implica. Es tan importante para mi, que me cuesta ponerlo en palabras. Y creo que todavía no soy consciente de lo poco que falta. O si. Quizás por eso últimamente ando con insomnio. 

Durante todo este tiempo previo a la operación recibí diversas opiniones al respecto (que no pedí). Están quienes me apoyan y me bancan, y entienden la importancia. Ellos me hacen bien y realmente los aprecio. Y están quienes me tiran abajo... Ellos siempre están. Los que dicen que no hace falta, que "así estoy bien", que soy una desagradecida con lo que me dio la vida (???) Nada más lejano de la realidad. Pero bueno, hablar es gratis, no? Ponerse en el lugar del otro es lo difícil. O al menos respetar las decisiones ajenas. En fin...

Nunca fui de depositar expectativas en un mes. Los calendarios no suelen significar mucho para mi, el tiempo va más allá de eso. Pero este febrero es especial. Es único y va a marcar un antes y un después en mi. Solo espero que todo salga bien. 


jueves, 29 de diciembre de 2016

Adios 2016


Si me pongo a pensar en este año que está por terminar..  
En lo personal, en algunos aspectos fue bueno: Empecé a trabajar el 4 de enero y por suerte, en ningún momento paré (excepto estas tres semanas de diciembre, que fueron mis vacaciones). Mi trabajo no es el mejor, lejos está de serlo. Podría mejorar en muchísimos aspectos. Pero es la primera vez que un trabajo me dura tanto tiempo y me da la oportunidad de vivir millones de cosas. Pasé momentos muy complicados, como también momentos muy lindos. En fin, muchas experiencias. 
Por otro lado, yo estuve mucho pero MUCHO mejor animicamente que en el 2015. En eso, desde luego, creo que influyó mucho el tema laboral, pero también siento que mi personalidad se fortaleció y hoy estoy un poco menos débil de lo que solía estar hace un tiempo. 

Pero.. en otros aspectos, este año fue muy malo. Dos personas de mi familia estuvieron muy mal de salud y la pasaron mal, Por suerte, todo terminó saliendo bien, pero fue difícil para todos. Fueron meses de mucha angustia e incertidumbre.

Para el 2017 tengo dos cosas en mente: La mas importante: Mi operación, que va a ser dentro de 2 meses aproximadamente. Finalmente las cosas se "alinearon" para que todo pueda realizarse, o al menos eso parece. Estoy muy entusiasmada y ansiosa. Se que luego de esa intervención mi vida va a cambiar, para mejor, obviamente. Esperé mucho este momento y no puedo creer estar tan cerca ahora. Solo espero que salga todo bien y poder sentirme tranquila, como me lo merezco
La otra cosa que tengo en mente es cambiar de trabajo, pero eso estará sujeto a como me vaya recuperando de la operación. Espero tener un buen postoperatorio que me permita volver a mis actividades lo antes posible. 

2017, te espero con los brazos abiertos. Con algo de nervios y mucha ansiedad, pero sobre todo, con mucho entusiasmo!

FELIZ AÑO NUEVO!


lunes, 31 de octubre de 2016

Un largo y doloroso camino.


Desde hace varios años padezco Gigantomastia, o también conocida como Hipertrofia mamaria
Que es esto? Es una patología benigna en la que el tamaño de los pechos/mamas/tetas/lolas es excesivamente grande en comparación al resto del cuerpo. 
No es algo muy común, solo el 15% de las mujeres de todo el mundo lo padecemos. Y si, es un padecimiento. 


La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y también social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia, según la definición presentada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su constitución aprobada en 1948.


Recuerdo el día que compré mi primer corpiño/sujetador/sosten. 9 años tenia. Aun jugaba con muñecas, pero mi cuerpo ya empezaba a cambiar, y no me quedó otra que aceptarlo, a la fuerza. Mi mamá me acompañó. Ahí empezó todo. Mis pechos empezaron a crecer de manera desmedida para mi edad y mi tamaño. Yo era delgada y bajita, y a los 15 años ya usaba corpiño talle 100. Si, increíble. Obviamente, durante esa época estuve muy expuesta a comentarios de mis compañeras del colegio que me decían que me envidiaban por esas bubis, que quisieran tenerlas como yo. Y yo les decía que no era tan lindo, que todo el mundo me miraba y yo lo que menos quería era llamar la atención. 

Recuerdo todas las mañanas caminar 3 cuadras sola para ir al colegio, y en esas 3 cuadras pasaba los momentos mas incómodos que podía pasar una nena de 14/15 años. 
Realmente me costó mucho aceptar mi cuerpo en la adolescencia. Es decir, ESA parte de mi cuerpo mas que nada. Me daba vergüenza ponerme una bikini para ir a la playa o a una pileta, me daba vergüenza ponerme una remera ajustada o una camisa. Y sentía que con el uniforme del colegio parecía una actriz porno. Suena gracioso, pero claramente no lo es.


Mis pechos siguieron creciendo hasta mis 22 años, aproximadamente. Llegué a usar talle 120 de corpiño. Desde hace un año empece a considerar la idea de hacerme una reducción mamaria. 

Por qué?.. 
Mas allá de todos los problemas psicológicos que esta patología trae, también conlleva a problemas físicos, que se hicieron mas intensos, en mi caso, en estos últimos años: Dolores de espalda, contracturas, dolores de cuello, lesiones en los hombros por las tiras del corpiño, dermatitis, dolores mamarios, etc. 


Decidí entonces, a mis 24 años, que no quiero vivir toda la vida así. Suena lógico, pero.. La gente siempre juzga. Y a mi, varios ya me han cuestionado diciéndome: 

- "Por que te vas a operar, estas loca?.. Con todas las mujeres que quisieran tener tus bubis, y vos te las queres sacar..." 
Y yo respondo:  - "No, nadie quisiera estar en mi lugar, te lo puedo asegurar".


  • No puedo correr
  • No puedo saltar
  • No puedo hacer natación, el único deporte que me encanta y que practiqué hasta los 10 años
  • No puedo ir a la playa, o a una pileta, porque no consigo una malla o una bikini que me quede cómoda
  • No puedo comprarme ropa interior (corpiños) sin deprimirme. 
  • No puedo dormir boca abajo
  • No puedo estar sin corpiño. Apenas lo tolero para dormir y bañarme
  • No puedo hacer ciertas posiciones cuando hago Yoga
  • No puedo comprarme la ropa que me gusta
  • No puedo sentirme cómoda con mi cuerpo cuando me miro al espejo
  • No puedo sentirme cómoda con mi cuerpo cuando otro me mira
  • Me duele la espalda, el cuello, tengo cicatrices en los hombros por las tiras de los corpiños, siento dolor y molestias TODOS LOS DIAS.




Con todas estas limitaciones... Nadie quisiera estar en mi lugar.

Aun así, es difícil sentirme comprendida dentro de una sociedad en la que los pechos son símbolo de femineidad, de sexualidad, de poder. "Sin tetas no hay paraíso" dicen algunos/as..


Pero me di cuenta que llegó el momento de pensar solo en mi y en mi bienestar. Estoy harta del padecimiento, no se por qué me tocó a mi. Pero merezco dejar de sufrir. Aunque cueste conseguirlo.



La reducción mamaria no es solo una cirugía estética. Es, mas que nada, una cirugía REPARADORA. Pero en la mayoría de las coberturas de salud de mi país (Argentina) no lo consideran de esa manera. Por eso, creo voy a tener que transitar un complicado y largo camino hasta llegar a mi meta, ya que, si no logro que mi obra social me acepte y me cubra la operación, voy a tener que operarme con un cirujano particular/privado. Esta operación está costando, actualmente, alrededor de 60.000 pesos argentinos. Si.. Quizás tenga que pagar esa plata (que no se como haré para conseguirla) por algo que no elegí. Por una patología que me tocó en suerte y que me está arruinando en todo sentido. No suena justo.



 La angustia que me provoca todo esto no puedo ponerla en palabras. Pero no bajaré los brazos y lucharé hasta lograr operarme, sea de la manera que sea, para poder lograr una mejor calidad de vida. Es mi derecho sentirme bien, despues de todo.








Si, ya se que suelo desaparecer seguido. Por ese motivo, es probable que ya no tenga seguidores en este Blog, o que nadie lea estas palabras. Pero, cada vez que vuelvo, recuerdo lo sanador que es escribir. Escribir para descargar, para elaborar, para reflexionar, y por que no, para ayudar. 

Esta vez tengo algo importante para contar. Importante para mi, claro. Pero quizas lo sea para alguien mas. Por eso quiero contarlo. Por que se lo que es sentirse sola, y quizas puedo evitar que alguien mas se sienta así. 

Aqui voy. 

domingo, 17 de abril de 2016

Capitulo 2?


Quien me mandó a abandonar la paz y la independencia que sentí por tanto tiempo?

Hablo de independencia amorosa. Si, esa que sentis cuando estas solo por mucho tiempo.. No dependés de nadie para ser feliz. Te concentrás en tu trabajo, en tus estudios, en tus cosas, en tu familia, en tus amigos.. Y nada más. Solo tu mundo.
Pero de repente... Llega alguien. En este caso, alguien no nuevo. Alguien a quien ya conocía, de hecho, escribí hace un tiempo sobre él.  Y no me lo esperaba, para nada. Primero fue un: "Feliz año nuevo". Luego algunas charlas esporádicas. Y finalmente: "Vamos al cine el domingo?". Y tuve muchas dudas. Yo ya lo conocía, o al menos, una parte de el conocía, y la recordaba muy bien. Pero también recordaba que hace 2 años y pico, decidió que no quería verme más, porque si bien yo le gustaba, no se sentía como para empezar algo serio con alguien, después de haber cortado recientemente la relación con su ex. Yo lo entendí. No me ofendí. Aunque me dolió. 
Y ahora.. Por qué decidiste volver..? Por aburrido? Para probar lo que no probamos antes? Porque yo era la única opción disponible? Para tener a alguien con quien pasar el rato? Quien sabe... Esa es la cuestión. No se nada sobre que puede estar pasando por su cabeza.. Y a mi no me gustaría pasar de nuevo por lo mismo.  
Pero, sinceramente, a pesar de todo.. No tenía nada que perder. Así que acepté la invitación. La pasé lindo. El me dijo que también. Supongo que fue sincero. Fue raro verlo después de tanto tiempo... Me dijo que estaría bueno que se repita, pero... No se si sucederá. Creo que él está "muy en su mundo", y no se si en ese mundo yo podré tener un lugar. O quizás simplemente no le importo tanto. Quizás solamente quería una compañía para su domingo, y yo fui la primera que encontró. No lo se. Solo quisiera no sentirme usada. Ya me pasó demasiadas veces. El no se imagina lo que significó para mi salir con alguien, después de tanto tiempo. Toda la ansiedad, los nervios, los pensamientos.. 
Después de la salida quería simplemente dejar todo fluir.. Que sea lo que tenga que ser. Pero mi sensación sobre eso, por estos dias, no es muy positiva. Quizás me estoy apresurando. Quizas no. Pero cuando te desilusionaron tanto, ya tendes a pensar que todo va a salir mal.
En una persona de autoestima baja como yo, estos pensamientos son muy normales. Sentir que no soy suficientemente buena para alguien me pasó muchas veces. Tengo que intentar romper con esa costumbre, pero si de la otra persona no encuentro una respuesta muy positiva que digamos, se dificulta. Mucho.

Una vez más, el tiempo dirá..