miércoles, 26 de febrero de 2014

Ella.



Hace unos días, iba caminando por el barrio que me vio crecer, pensando en nada, aprovechando mi tarde libre. Cuando de pronto, llegué a ese lugar. Un lugar por el que tengo que pasar, si o si. No hay escapatoria. Tampoco hay escapatoria para lo que siento cada vez que paso por allí:

Angustia. Tristeza. Desolación. Dolor. Sufrimiento. 

Todo eso y más, habrá sentido ella en ese mismo lugar, cuando pasó lo que pasó.
No se bien la fecha en la que ocurrió, pero se que fue en el mes de agosto, del año 1974, si no me equivoco. Por ese entonces, por supuesto, yo no existía. Mi mamá tenia 9 años. 

Ese día, la mamá de mi mamá se suicidó. Decidió ponerle fin a su vida. 

Claro que eso no sucedió porque si. Nadie se levanta un día, de la nada, queriéndose suicidar. Ella era depresiva y esquizofrénica. Habían días en los que no se levantaba de la cama. Eran pocos momentos los que podía compartir con sus hijos y con su esposo, mi abuelo. Estaba medicada. Pero bueno, entiendo que la medicación en ese entonces no era la misma que ahora. No era nada efectiva al parecer.

Un día decidieron hacer un "día de chicas" con mi mamá. Iban a ir a un cine recientemente inaugurado, a ver una película las dos solas, cerca de la casa donde vivían. Mi abuelo y mi tio salieron por su cuenta, a otro lado. 
Ese día entraron las dos a la sala a ver la película, normalmente. Nada ni nadie predecía lo que iba a pasar después. 
En un momento, ella le dice a mi mamá:
 - "Voy al baño, ahora vuelvo". 
Y saben qué? Jamás volvió.

Terminó la película y ella no había vuelto a su asiento, al lado del de mi mamá.
"Se habrá confundido de fila y se habrá sentado mas atrás", pensó. Pero al ver que toda la gente iba saliendo de la sala, y luego del cine hacia la calle, y ella no aparecía, tuvo que salir mi mamá también. Sola. 
Llegó a la calle y allí estaba esperándola mi abuelo.
- "Vamos para casa", le dijo. 

Ella se había arrojado a las vías del tren, que estaban a 3 cuadras del cine. Nadie pudo frenarla. Ella lo quiso así.

Mi mamá y su hermano se enteraron unos días después. 
Y yo me enteré cuando, también, tenía 9 años.
"Sentate, te quiero contar algo. Ya lo vas a poder entender", me dijo mi mamá.
Y me contó todo esto. Yo no podía creer que semejante tragedia había ocurrido en mi familia. Con 9 años, me sonaba mas a una historia fea, una película triste. No a la vida real.

13 años después de enterarme de esto, es que lo estoy pudiendo.. Digerir? Aceptar? Procesar?  Algo así.
Me doy cuenta que por ese suceso, mi mamá fue como fue conmigo. Y también, por eso, yo soy como soy hoy. Todo tiene cierto sentido.

Y pienso en ella... En cuanto dolor y locura deben haber habido en su mente y en su alma, para cometer semejante acto. Para dejar a una nena de 9 años y a un nene de 7 sin su mamá.. Y para dejar a mi abuelo solo.
Donde estará? Sabrá que existo? Podrá verme? Podrá guiarme, cuidarme? Estará en paz ahora?. Quizás estuve mirando demasiadas series de terror sobre fantasmas y espíritus y demás últimamente, como "American Horror Story: Murder House" pero.. estoy segura que su espíritu está en alguna parte. Solo que ni yo, ni mi mamá, ni su hermano, ni mi abuelo, tenemos la sensibilidad, o el "don" necesario para poder sentirla, oírla, o verla.
Lo que si puedo hacer, es pensar en ella cada vez que cruzo esas vías de tren. Una parte de ella está allí. Y la puedo sentir.
Quizás sea momento de ir a visitarla adonde está.. No se por qué, pero creo que lo necesito. Nunca me gustaron los cementerios (Bueno, a casi nadie, creo), así que si me decido a ir, no quiero hacerlo sola. Tal vez me anime a decírselo a mi mamá y podamos ir juntas.. 
Creo que nos haría bien a las dos...


-



Por si alguien lee esto, y piensa que es ficción, como otros textos de mi Blog.. 
No.. Esto es real. Es parte de mi historia familiar, y es la  primera vez que lo expongo en internet.


No hay comentarios:

Publicar un comentario